ADAARC presente en la marcha por la injusticia de los médicos de Saldán

Estimados colegas, continuamos atravesados por circunstancias excepcionales, muchos de nosotros hemos sido partícipes junto al resto de la comunidad médica de una contundente expresión de hartazgo; es el hastío el que nos ha ganado, producto del cada vez más denostado accionar médico, creemos que las condiciones en las que ejercemos nuestra profesión en la provincia son insostenibles y finalmente todos nos hemos manifestado en ese sentido, tal vez la resiliencia necesaria para ejercer la medicina en esta provincia, ha mutado en una acción que debe conducir a un mejor escenario; que como tantas otras veces, dependerá solo de nosotros.
Vale la pena enumerar someramente que, a la sensación de indefensión y abuso frente a los empleadores, las dificultades para ejercer con profesionalismo y seguridad, el deterioro económico cada vez más acuciante, los riesgos de contagio personal y familiar – algo que es imposible de aceptar, por mayor vocación de servicio que se tenga-, se le agregan un clima intimidatorio y acciones de que transfieren las consecuencias de una PANDEMIA a los médicos.
Es el ECOSISTEMA de SALUD, el responsable de esto, ese que hace que, se deba recurrir al pluriempleo, el de los honorarios indignos, el que utiliza y descarta a los profesionales, el que ha sabido encontrar una vez más, la forma de no responsabilizarse por sus falencias, he intenta transferir las responsabilidades.
Nuevamente, los invitamos a seguir participando activamente, mediante la acción apropiada y la denuncia pertinente al Comité de Crisis; es por las vías institucionales que lograremos preservar la seguridad -ahora también legal- de los socios, pasado el tiempo de la catarsis, es hora de que nos alcemos como conjunto en un justo y retrasado reclamo. Es tiempo de que se nos reconozcan la formación y el riesgo al que estamos expuestos, debemos abandonar una posición que es totalmente funcional a los responsables de la explotación del Médico.